La transformación foodtech

“Es muy fácil, eliges los platos que quieres comer durante la semana, luego el día que quieres recibirlos, dónde quieres que te los envíen y tienes el problema resuelto”. Una afirmación que le habrá oído a algún compañero de trabajo en los últimos meses.

En los últimos artículos hemos realizado un análisis sobre cómo la transformación tecnológica está provocando cambios en las reglas de juego en muchas industrias: los servicios financieros, la industria aseguradora, la dedicada al cumplimiento normativo o el sector inmobiliario.

Hoy hablamos de… la transformación foodtech.

En dichos artículos hemos tratado de analizar el efecto que dichas tecnologías (machine learning, biometría, APIs, etc.) tendrán sobre muchas pequeñas y medianas empresas.

Siguiendo con esta línea de análisis, hoy es el turno de comprobar cómo la tecnología está reconfigurando la industria alimentaria, un excelente segmento en el que compiten muchas pequeñas y medianas empresas en España. Estamos ante la denominada: foodtech.

Podríamos definir el término foodtech como aquellas empresas de la industria alimentaria que utilizan la innovación tecnológica para transformar la forma de competir en el sector.

Según “The Food Revolution” un informe publicado por la consultora Lantern,  hay que añadir a esta transformación, algunas tendencias relevantes: desde la apuesta por el cultivo natural (growsumers, según su acepción inglesa, o consumidores que recelan del producto industrial), al Do-It-Yourself (comprando los ingredientes a empresas especializadas).

El informe también incluye dentro de este cambio, toda la transformación tecnológica que puede surgir a raíz del Internet de las Cosas (neveras o envases inteligentes, por ejemplo) que apuesten por un consumo más eficiente de alimentos.

Todo con nuestro hogar como punto de conexión y con el foco sobre los hábitos de vida saludables. Un nuevo reto para los consumidores actuales.

¿Qué tipo de empresas componen esta nueva industria?

Uno de los objetivos que marcamos en estos post se centra en delimitar los diferentes campos de actividad que la transformación tecnológica está planteando para poder comprender, de forma adecuada, la importancia que tendrá la industria en los próximos años.

En este caso, podemos diferenciar algunos formatos que están definiendo, poco a poco, este ecosistema:

  • Competidores tradicionales (bien vía web, bien a través de negocios específico relacionados),
  • Pure players (negocios específicos que han nacido a partir de la transformación digital),
  • Marketplaces especializados (en alguna gama de productos en concreto o para un consumidor con un estilo de vida particular y definido.) y, como resultado,
  • Agregadores y comparadores (habitualmente bajo la forma de supermercados online).

Hay que destacar que el modelo de producto bajo suscripción también ha irrumpido en este sector (las conocidas como box).Otros formatos también forman parte de este cambio: en primer lugar, modelos de negocio basados en “comida casera” y enviada al usuario (diaria o semanalmente), y en segundo lugar, el modelo “kit” en el que la compañía puede enviar la receta y los ingredientes al domicilio del cliente para que lo haga por él mismo.

Como ha ocurrido en otros sectores, la logística también se ha posicionado firmemente. Algunas compañías, startups sobre todo, permiten (bajo modelos de entrega ordinaria, en el mismo día e incluso bajo demanda), que multitud de usuarios puedan disfrutar a través de sus apps de este tipo de productos.

La conocida como “logística de última milla” se ha vuelto un factor clave de competición dentro del ecosistema foodtech.

En España, existen varios proyectos asentados en cada uno de los formatos y modelos mencionados anteriormente. Una tendencia que se va asentando en el mercado y que podría ampliarse con los segmentos de restauración y catering en el que varios proyectos están comenzando a dar sus primeros pasos.

En definitiva, la alimentación es otro de los sectores en que es posible comprobar cómo la transformación tecnológica está modificando el mapa de competición que todos conocíamos.

Nuevos modelos, nuevas formas de consumo, nuevas formas de entrega, nuevos formatos de comercialización y servicio en un sector tradicional en el que variables como el Internet de las Cosas, la sostenibilidad, las aplicaciones móviles o la economía colaborativa pueden jugar un papel esencial en su reconfiguración.

Todo para captar a un cliente cuyos valores y hábitos tienen cada día más influencia sobre la forma de configurar los modelos de negocio.

*Nota: este post fue publicado originalmente por el autor en el blog de Movistar Pymes: contunegocio.es

Pablo Blasco Bocigas – Director de Intrendia

La transformación foodtech

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *