La transformación tecnológica del sector inmobiliario

“Póngase estas gafas de realidad virtual, quién sabe si podría estar viendo su próxima casa”. Seguro que muy pronto comenzaremos a escuchar esta frases así de forma habitual.

El sector inmobiliario será el siguiente en subirse a la transformación tecnológica. Si en artículos anteriores hemos hablado de la importancia de las fintech para el desarrollo financiero de empresas y particulares, de la disrupción en el sector seguros o de la relevancia que el cumplimiento normativo tiene para muchas pymes y startups, ahora es el turno de la industria inmobiliaria tradicional. Un sector en el que gran parte del negocio se concentra en pymes.

Hoy hablamos de… la transformación tecnológica del sector inmobiliario.

Su denominación: “proptech” (acrónimo inglés de “property technology”). Un mercado que mueve en España un considerable volumen de dinero cada año, en el que participan numerosas empresas en varios segmentos y en el que los jugadores tradicionales están comprobando cómo las nuevas tecnologías amenazan con cambiar la configuración de la cadena de valor del sector.

Si la primera fase de la transformación tecnológica del sector inmobiliario tenía su base en la desintermediación de parte de la cadena de valor del sector (sobre todo en la comercialización de productos), en este nuevo contexto la aparición de tecnologías integradas y complementarias permitirá la aparición de nuevas plataformas especializadas desde las que se gestione cada una de las actividades.

A esta primera fase, surgida a través de los portales inmobiliarios para el alquiler y compra de viviendas (en el que podían participar usuarios y empresas del sector, compradores y vendedores, arrendadores e inquilinos), se suman ahora otra serie de tecnologías y segmentos.

Además de estos marketplaces generalistas, el primer segmento que aparece con fuerza tiene que ver con el alquiler y el peer to peer. Nacido sobre la base del movimiento crowd que describimos en un post anterior, plataformas como SpotaHome, BytheRent o Beroomers están permitiendo que el alquiler se convierta en una tendencia real en este mercado, más allá de los canales tradicionales. Este modelo permite eliminar directamente a los intermediarios en la operación tradicional y como consecuencia, los costes derivados.

Y como resultado directo del crecimiento de este tipo de negocios, están apareciendo (también relacionadas con la industria fintech) plataformas especializadas en realizar y gestionar los pagos derivados del alquiler (incluidos los pisos compartidos).

Dentro del proceso de búsqueda y elección, no podemos olvidar que, además del software, otras tecnologías como el bigdata, los algoritmos, la geolocalización o la realidad virtual están permitiendo al mercado adaptarse a las necesidades de cada usuario y potenciar el proceso de compra a través de demostraciones visuales particulares para facilitar la toma de decisiones.

  • En cuanto al servicio existen ya plataformas de gestión de incidencias, que permiten aglutinar toda la información de la propiedad en un único espacio y resolver las situaciones relacionadas de forma ágil.
  • La financiación también está presente en esta transformación. Por un lado, los particulares tienen la oportunidad de que otros particulares financien su hipoteca (nuevamente comprobamos que el peer to peer también ha puesto su mirada en este segmento).
  • Por otro lado, algunas fintech han considerado la inversión colectiva en inmuebles como modelo de negocio (con autorización de la CNMV en algún caso). No solo los grandes fondos tienen ya acceso al mercado inmobiliario, también cualquier persona puede plantearse este mercado como inversión personal. Esta aparición, ha provocado, de forma paralela, la aparición de agregadores en los que podemos comparar diversas alternativas de inversión.
  • Podemos ampliar el análisis y destacar, también, que ya existen herramientas para la valoración y tasación de propiedades, plataformas para la administración de propiedades o plataformas para identificar terrenos con potencial valor de negocio en el caso de los promotores.
  • Por último, es necesario contemplar la domótica, actividad que se hará masiva en los próximos años a través del Internet de las Cosas. Startups como Libelium, Momit o Wattio están desarrollando aplicaciones de control remoto, centradas en la seguridad o apostando por la optimización energética, entre otras. Todo gestionado a través de dispositivos inteligentes y conectados.

Como podemos comprobar las plataformas digitales y las tecnologías transversales también se están desarrollando a lo largo de la cadena de valor de la industria inmobiliaria (comercialización, financiación, espacios inteligentes, etc.) para que “la tecnología nos permita disfrutar de la casa de nuestros sueños”. Todo para integrar la transformación tecnológica del sector inmobiliario.

*Nota: este artículo fue publicado en el blog de Movistar Pymes contunegocio.es

Pablo Blasco Bocigas – Director Fintech Spain

La transformación tecnológica del sector inmobiliario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *