El estado del Internet de las Cosas

¿Cuál es el estado del Internet de las Cosas? ¿Están las empresas preparadas ya o esperan evolucionar en los próximos dos o tres años?

El Internet de las Cosas implica conexión a dispositivos, sensores y compartir datos a través de aplicaciones, casi como si fuera el sistema nervioso del cuerpo humano, según palabras de Kevin Ashton. Múltiples dispositivos, múltiples actividades que controlar, múltiples usuarios ubicados en puntos distintos. El reto es claro: cualquier actividad, comercial o productiva, podrá ser monitorizada a través de cualquier dispositivo. 

Hoy hablamos del… estado del Internet de las Cosas.

Para ilustrar cuál es el estado del Internet de las Cosas en la actualidad, en Emprende con Recursos hemos seleccionado un informe que lleva por título “The Internet of Things: Today and Tomorrow” realizado por Anuba, empresa de HP Enterprise.

El informe refleja que el Internet de las Cosas será adoptado de manera masiva próximamente: el 85% de las empresas tienen previsto implementarlo en 2019. Dos son las razones: eficiencia e innovación. Los puntos de contacto con el cliente se masifican y la cadena de suministro permitirá ser monitorizada en todas sus actividades a través de los dispositivos. El reto: la seguridad. 

El informe ha consultado a más de 3000 directivos de líneas de negocio (incluido TI) por lo que los datos permiten atisbar puntos importantes sobre el estado del Internet de las Cosas y sus limitaciones/potencialidad para crecer en los próximos años.

Dato clave: sólo el 30% de los encuestados esperan que las estrategias de IoT sirvan para mejorar la eficiencia del negocio (los resultados reales muestran que el 46% de ellos sí experimentaron beneficios por eficiencia.

Además de este dato, el informe sobre el estado del Internet de las Cosas incorpora dos variables importantes relacionadas:

1- Mejora de la productividad: casi tres de cada cuatro empresas consultadas han introducido el Internet de las Cosas en los puestos de trabajo (sensores o dispositivos en el lugar de trabajo o en el personal, a través de dispositivos móviles).

2- Reducir riesgo y tiempos: el 40% de los encuestados cree que IoT les ayudará a expandir el negocio a nuevos mercados. El riesgo operativo y la monitorización de actividades son las dos actividades estratégicas para las empresas. En este sentido, las empresas que ya han adoptado estos mecanismos han notado incrementos en la eficiencia del negocio y en la visibilidad en el mercado.

Además del informe, podemos comprobar el estado del Internet de las Cosas,sus expectativas en volumen de negocio y las aplicaciones actuales en esta infografía:Si retomamos el informe, en lo que se refiere a sectores clave, el estado del Internet de las Cosas queda de la siguiente forma, según su análisis:

A- Salud: 6 de cada 10 empresas ya emplean de una u otra forma el Internet de las Cosas con dispositivos para la monitorización de pacientes (64%) y dispositivos de imagen (41%), todos conectados a la red. Como resultado: ahorro de costes y creciente potencial para crear más servicios.

B- Retail: La mitad de los retailers que han desplegado tecnología IoT han creado experiencias de engagement con los clientes a través de dispositivos en manos de su plantilla. Estos servicios están vinculados, sobre todo, a servicios de localización en tienda y entregas personalizadas o a información de producto.

En conclusión…

El estado del Internet de las Cosas implica oportunidades de negocio para muchas empresas. Como hemos visto, los primeros adoptantes se están moviendo entre la eficiencia (costes) y la generación de nuevas experiencias y servicios al cliente (ingresos).  

Por este motivo se les preguntó a los directivos las razones principales por las que su empresa adoptaría el IoT y:

  1. El 82% afirmaron que para incrementar la eficiencia del negocio.
  2. El 73% para ahorrar costes.
  3. El 78% destacaron que para mejorar la experiencia de cliente.

Las expectativas son claras, priorizar las dos variables destacadas anteriormente: eficiencia comercial y eficiencia operativa. Y como mencionábamos al principio del artículo sobre el estado del Internet de las Cosas, el reto se centra en la seguridad y en analizar las posibles brechas que pueden surgir en el sistema.

Pablo Blasco Bocigas – Director de Intrendia

El estado del Internet de las Cosas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *