El desarrollo emprendedor corporativo

desarrollo emprendedor corporativoEl desarrollo emprendedor corporativo se ha convertido en otra pieza clave dentro del nuevo paradigma económico, especialmente a raíz de la transformación interna que muchas compañías están llevando a cabo a través de la economía digital.

El intraemprendedor es ya una figura existente en múltiples compañías, bajo diversas figuras ya que no es un rol específico; puede atender a los directores de proyectos (desarrollo de nuevos productos), a directores relacionados con el marketing y la innovación, o incluso a los CEO de las organizaciones.

Hoy hablamos del… desarrollo emprendedor corporativo.

Para profundizar más en este desarrollo emprendedor corporativo, en Emprende con Recursos hemos seleccionado un estudio lanzado hace unos días por Economía Real a partir de una encuesta del mismo nombre realizada a CEO y directivos y que pretende ilustrar, en esta su cuarta edición, qué factores relevantes establecen el desarrollo emprendedor corporativo.

El estudio se enfoca, principalmente, cómo se traducen nuevos productos y líneas en el mercado y el tiempo dedicado a ellas (cómo, por qué y con qué fin se busca emprender internamente).

La primera cuestión planteaba si ante una nueva línea de negocio, procedimiento o producto nuevo a incluir en el portfolio, en la empresa se realiza un sondeo previo, y si el Comité de Dirección conoce al detalle el estudio realizado. La respuesta no deja lugar a dudas (Fuente: Economía Real):desarrollo emprendedor corporativoDe forma complementaria a este dato, el informe arroja algunas cuestiones clave según las respuestas proporcionadas por los encuestados:

  1. Origen de la innovación: el 36% de los encuestados afirman que más del 40% de sus ventas proceden de la innovación interna.
  2. Valoración de nuevos proyectos: el 90% de los encuestados afirma que a la hora de valorar la implantación de una iniciativa, el business plan actual es el que dicta su inclusión (las nuevas ideas deben adaptarse a la situación).
  3. Integración de la información: casi el 70% cree mantener un sistema de información integrado que le permite incorporar nuevos procesos de manera automatizada.

Respecto al propio desarrollo emprendedor corporativo, el estudio lanza una serie de conclusiones basadas en la percepción de los directivos respecto a la capacidad de su empresa para acometer nuevos retos:

  1. La generación de nuevas ideas/productos no es espontánea. Ir más allá de conversaciones en “la máquina del café”. El desarrollo emprendedor corporativo requiere de cierta sistemática interna y también de una cultura que apoye la experimentación y el error.
  2. Comunicación. Poner en marcha de verdad la política de “puerta abierta” en la Alta dirección para que los colaboradores y mandos sientan que existen mecanismos de comunicación y transmisión de la información claros y transparentes.
  3. Oportunidad e iniciativa. Pensar de forma inteligente requiere atender a la información y conocimiento de los empleados y colaboradores para generar proyectos con la visión del mercado que tengan. Para esto diseminar la información de forma eficaz a nivel interno juega un papel esencial en la construcción del conocimiento y expertise de cualquier organización.
  4. Vender experiencias. Cualquier empresa cree que vende una experiencia única. El punto vital está en averiguar si el cliente o usuario del producto o servicio lo percibe así. En caso contrario, cambiar el foco hacia sus necesidades se antoja una prioridad para el desarrollo emprendedor corporativo. En este apartado, conocer de forma clara la propuesta de valor de la compañía y sus elementos diferenciales respecto a competidores en el mercado suele ser un excelente ejercicio de inteligencia de mercado.
  5. El método. Los directivos creen que el desarrollo emprendedor corporativo tiene mucho recorrido aún en los próximos años ya que el mercado exige cambios rápidos a nivel externo e interno.

El intraemprendimiento o desarrollo emprendedor corporativo se va a convertir en una figura esencial en los próximos años. La velocidad de cambio en el mercado, la necesaria flexibilidad y agilidad en los procesos y el foco continuo en las necesidades de los clientes hacen que muchas empresas comiencen a apostar por esta figura como competencia interna para potenciar su capital humano.

Pablo Blasco Bocigas – Director de Intrendia

Desarrollo emprendedor corporativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *