La evolución de la economía digital europea

economía digital europea¿Es posible medir la evolución de la economía digital europea?, ¿y hacerlo de forma comparativa ente varios teniendo en cuenta su desigual contexto?

Hace unos días, podíamos leer un informe en Intrendia acerca de las denominadas «Tech Nations» definido a partir del estudio de aspectos clave de la economía digital a nivel territorial y con un enfoque basado en la economía digital de UK.

Hoy hablamos de… cómo medir el desarrollo de la economía digital europea.

Para abortar de forma más precisa este campo, en Emprende con Recursos proponemos trabajar hoy sobre una métrica concreta que mide y analiza las principales variables de economía digital europea: el Indice de la Economía Digital.

El Indice de la Economía Digital es una herramienta online elaborada por la Comisión Europea que permite medir el progreso de los estados miembros en su desarrollo hacia una sociedad y economía digital.

Por tanto, este indicador global está compuesto a su vez, por un conjunto de indicadores relevantes sobre el mix de políticas digitales actuales.  Su acrónimo: DESI

Para describir la perspectiva de la economía digital europea, el DESI se desagrega en 5 áreas que representan, a su vez, más de 30 indicadores respecto a:

  1.  Contectividad: referidos a servicios de banda ancha, su despliegue, rapidez y amplitud.
  2. Competencias digitales/Capital Humano: habilidades de la población y los trabajadores.
  3. Uso de Internet: actividades online (desde lectura de noticias a compras online)
  4. Integración de la tecnología digital: cómo los negocios integran las principales tecnologías (servicios de cloud, in-voice, ecommerce, etc.)
  5. Servicios públicos digitales: servicios vinculados a egoverment o ehealth, por ejemplo.

¿Cómo se calcula el Índice de la Economía Digital?

Para calcular la evolución de la economía digital europea, se asigna una puntuación a cada país, en función de cada conjunto y subconjunto de indicadores (con un peso asignado por expertos de la Comisión Europea):

  • La conectividad y las competencias digitales son consideradas como el fundamento de la economía digital y contribuyen cada una con un 25% del total.
  • La integración de la tecnología digital pesa un 20% mientras que las dos variables referentes a actividades online tienen una ponderación del 15%, respectivamente.

No hay duda de que el DESI puede ayudar a los países a identificar áreas que requieren inversiones prioritarias (y acciones) con el fin de alcanzar el Mercado Único Digital.

Con este objetivo, la Comisión Europea presentará una serie de iniciativas para superar los obstáculos y generar oportunidades para empresas e individuos en la economía digital europea.

¿Cómo aparecen, comparativamente, los países?

Este año, los expertos han combinado la puntuación de cada país con el ritmo crecimiento comparado con la media de la UE. De esta forma, el Índice de la Economía Digital permite establecer una comparativa de 4 escenarios (Fuente: Comisión Europea):economía digital europeaEn el cuadrante superior derecho figuran aquellos países (Austria, Estonia, Alemania, Malta, Países bajos y Portugal) que crecen más rápido que la media UE.

En el cuadrante superior izquierdo (Bélgica, UK, Suecia, Lituania, Finlandia, Dinamarca e Irlanda) países que crecen a un ritmo menor que el de la UE.

En el cuadrante inferior derecho (Croacia, Italia, Rumania, España, Eslovenia y Letonia) se muestran países que crecen más pero con un indicador por debajo de la media.

En el cuadrante inferior izquierdo figuran los países con ambas puntuaciones por debajo de la media.

Comparados con otros países a nivel mundial, la economía digital europea marca diferencias notables:

  • Países de la UE lideran el campo de adopción de tecnologías digitales por parte de los negocios comparados con Japón Y Corea del Sur.
  • Dinamarca, Finlandia y Noruega son líderes mundiales respecto a servicios públicos digitales.
  • Corea del Sur es líder mundial en contectividad, seguido por Japón, Dinamarca, Suiza y UK.
  • En capital humano, Corea del Sur ocupa el primer puesto seguido por Suecia y Finlandia.

Y por último, es necesario analizar qué datos arroja la economía digital europea respecto a las cinco dimensiones del índice:

1- Respecto a la contectividad

La banda ancha está disponible para todos los europeos y el 71% de sus hogares tienen acceso a la alta velocidad. Su cobertura ha crecido a un promedio del 7% desde los últimos cinco años.

2- Competencias digitales

El 76% de los europeos realizan actividades online regularmente (al menos una vez por semana) pero el avance no es significativo respecto al año anterior (75%). A pesar de esto, el 45% de los europeos aún no poseen las habilidades digitales básicas. 

Respecto a las áreas de conocimiento STEM, el número de graduados respecto al total representa un 18% (era del 17% en 2012). Un gran reto para la economía digital europea.

3- Uso de Internet

Los ciudadanos que leen noticias online representan ya el 68%, los que realizan llamadas de audio o vídeo el 37%, y los que efectúan actividades bancarias el 57%. Las redes sociales han crecido del 58% al 63% y el ecommerce del 63% al 65%. 

4- Integración de la tecnología digital

Las empresas europeas están integrando progresivamente estas tecnologías digitales: software, social media, etc, aunque sólo el 7,5% de las pymes están vendiendo online fuera de sus fronteras geográficas.

5- Servicios públicos digitales

La calidad de este tipo de servicios está mejorando a nivel europeo y su disponibilidad también (del 75% al 81%). Esta mejora contrasta con otro dato: sólo el 32% de los usuarios de Internet trabajaron con la administración digital la gestión de documentos. 

En síntesis, la economía digital europea tiene que trabajar sobre un marco único de actuación. La consolidación de un mercado digital único tiene que ser pronto una realidad para que empresas y consumidores puedan competir al mismo nivel que lo hacen otras zonas geográficas a nivel mundial con un tamaño poblacional similar.

Pablo Blasco Bocigas – Director de Intrendia

La economía digital europea

Deja un comentario