¿Cómo diseñamos la organización de un negocio?

Organización y negocioUno de los retos imprescindibles que tienes los emprendedores a la hora de lanzar su negocio es diseñar la estructura organizativa. Según muchos estudios, la mayoría de los negocios suelen ser lanzados por dos personas (socios) por lo que a priori podría parecer relativamente sencillo organizarse.

Sin embargo, hemos observado que muchas de las responsabilidades que una startup conlleva quedan en el aire o son asumidas simplemente con la frase “entre nosotros nos lo apañamos”.

Hoy hablamos de organización y negocio…

Y esto incide en el negocio porque la estructura organizativa debe ser el vehículo por el que la estrategia se convierte en acción. Al igual que existen embudos en la captación de clientes o usuarios también aparecen en la definición de qué organización queremos tener. Limitaciones que conviene tomar en consideración desde el inicio.

Las tres variables que influirán en nuestro diseño serán (las dos primeras las definiremos en este post y la última en una segunda parte):

 1- El modelo de negocio

2- El proceso de negocio

3- Los puestos de trabajo

¿Por dónde comenzamos?

El punto de partida puede ser el dibujo del modelo de negocio. Si empleamos, por ejemplo, el Business Model Canvas nos daremos cuenta de que de cada uno de los nueve bloques se derivan responsabilidades. Imaginemos que es un triángulo:

  • El lado derecho es el mercado (lo que implica nuestra propuesta de valor para clientes, nuestras relaciones con ellos y los canales para llegar a ellos)
  • El lado izquierdo son nuestras operaciones: partners o proveedores, actividades y recursos claves necesarios para poner en marcha el negocio
  • La base del triángulo es la parte económica del negocio: modelo de ingresos y estructura de costes. Los primeros derivados del mercado y los segundos, de nuestro proceso operativo.

Este lienzo nos ayuda a tener en nuestra cabeza las diferentes actividades que servirán de base para los siguientes apartados.

Organización y negocioEn este momento es importante dedicar un minuto a pensar en la estrategia del negocio. Qué posicionamiento deseamos tener en el mercado?

Si nuestra propuesta de valor implica lanzar un negocio basado en la diferenciación (un club de compras, un ecommerce con productos selectivos o un servicio premium de viajes podrían ser tres ejemplos perfectos) nuestro factor clave de éxito se centrará en la relación que deseamos tener con nuestros potenciales clientes.

Nos interesará dar un servicio o producto basado en intangibles como la marca, una calidad superior de producto, el packaging y de alguna forma una atención lo más personalizada posible. Eso implica que el personal y la inversión en marketing y servicio serán claves.

Por contra, sí nuestro negocio se basa en un producto poco diferenciado, la estandarización y captar volumen de usuarios es lo importante para el negocio.

Aquí las actividades clave basadas en la estandarización de la tecnología son esenciales  ya que nuestros potenciales clientes o usuarios no estarán dispuestos a pagar mucho por nuestro servicio y tendremos que controlar la estructura de costes adicionalmente.

Los comparadores o buscadores de producto o el SaaS (Software as a Service) suelen estar basados en esta estrategia. En este caso, es probable que para el negocio tenga mucha importancia lograr acuerdos con partners relevantes en el mercado.

Ya tenemos decido el modelo de negocio y definida la estrategia… Cómo seguimos?

Ahora toca definir el proceso de negocio. Y el cliente debe ser el inicio y el final de este proceso. Para ello, tenemos que responder dos preguntas:

1- Cómo llegan (o regresan) los clientes? Definirá nuestra capacidad comercial (incluida la parte de marketing)

2- Qué recorrido siguen en mi negocio? Definirá qué posibilidades le voy a dar al cliente dentro del negocio, si soy negocio de uso o consumo diario, semanal, mensual, etc (en función de lo que vendo).

Los emprendedores experimentados deducirán inmediatamente que la primera pregunta puede responderse con una métrica como el coste de adquisición de usuario y la segunda con el lifetime value

Por ejemplo, para un negocio on line, su web o app es el nexo de unión entre ambas preguntas al igual que para cualquier negocio offline, la tienda es la conexión entre ambas cuestiones.

Por eso, el proceso clave debe descomponerse en actividades y estas serán las que vayan determinando las responsabilidades de cada puesto de trabajo en la startup.

Entonces, todas las actividades de una startup son “claves” al inicio?

Organización  y NegocioLas actividades clave son las que están relacionadas directamente con el negocio. Y recordemos que el cliente es el inicio y el final del negocio. Por tanto, debemos tener claro que no. Una actividad relacionada con la contabilidad o con la definición de objetivos y métricas del negocio no son claves. Esto no quiere decir que sean menos importantes aunque sí tienen otro rango dentro de la empresa.

Si El Corte Inglés paga a sus proveedores a 60 o 90 días o si ha decidido crecer en moda un 8% este año son decisiones que no afectan directamente al proceso clave de negocio.

De esta forma, además del proceso de negocio debemos destacar también:

1- Procesos estratégicos: derivados de la definición de los objetivos y métricas del negocio, de sí vamos a desarrollar nuevos productos o mercados y la elaboración del plan de negocio son procesos de esta naturaleza ya que influyen sobre el negocio como empresa y en su dirección.

2- Procesos de Gestión: tratan de apoyar al proceso clave y son procesos relacionados con la administración de las actividades clave y estratégicas. Entre ellos: contabilidad y fiscalidad, facturación y gestión bancaria o la redacción de contratos de colaboración con partners o clientes tienen este matiz.

Podemos profundizar es la relación de procesos de negocio en nuestro post “Es posible mejorar la eficiencia de nuestra empresa?” en el que hicimos un preciso relato de cómo definirlos y su implementación en la startup.

En un negocio recién creado, los socios fundadores tienen que tener claro los tres tipos de procesos porque de ellos se derivarán las responsabilidades de sus puestos de trabajo. Es fácil ponerles nombres: CEO, CTO o CMO en inglés o en español, Consejero Delegado, Director de Negocio, etc.

¿Pero qué contenido tienen realmente?, ¿Qué implica realmente hacer marketing en una startup?, ¿quién prepara las propuestas comerciales?, ¿quién debe diseñar la web del negocio?…

En la segunda parte del post trataremos de dar soluciones a estas preguntas para hacer nuestra startup operativa desde el momento de lanzarla al mercado.

Pablo Blasco Bocigas @Pablo_BlascoB

emprendeconrecursos.com

Un pensamiento en “¿Cómo diseñamos la organización de un negocio?

  1. Houda

    Muy bien explicado. Alinear estrategia y procesos es fundamental para una startup.
    Gracias por contarlo sencillo y con ejemplos

Deja un comentario