Una visión joven sobre el emprendimiento

Emprende con Recursos "Sigue este sueño"Resulta complicado intentar aportar un poco de coherencia y sentido a todo cuanto se ha escrito sobre el emprendimiento y la figura del emprendedor en la actualidad. Se ha vertido tal cantidad de información y afirmaciones que indudablemente se ha abusado del concepto hasta el punto de, prácticamente, despojarlo de su significado original. Esto nos ha conducido a una situación lamentable que lo único que ha venido provocando es que muchas personas rechacen abiertamente identificarse con esta etiqueta.

En este contexto, numerosas instituciones de diversa índole, y seguramente con la mejor intención posible, se han dedicado a promover las virtudes del emprendimiento entre todos los interesados en ello. Sin embargo, no han hecho hincapié en los aspectos, tanto personales como profesionales, que requerimos para embarcarnos en esta aventura y, además de sobrevivir a sus envites, TRIUNFAR.

Si estás dedicando el tiempo necesario para leer esto, y has llegado hasta Emprende con Recursos, es porque sin duda vas por el buen camino. Esto denota que entiendes que emprender exige, a partes iguales, tanto trabajo “invisible” en ti mismo a nivel personal, como trabajo “físico” en tu proyecto; y además, que eres consciente de que el emprendimiento es muy parecido a una carrera de fondo bastante exigente para la que nunca se es ni demasiado viejo, ni demasiado joven, pero también, una carrera para la que nunca estarás excesivamente preparado.

Tengo 21 años, estoy a punto de acabar mis estudios universitarios. Desde los 17 he apostado por tres proyectos personales con la esperanza de convertirlos en una empresa sólida (algo que por ahora no ha ocurrido aunque me ha enseñado mucho). He tenido la fortuna de ser testigo de las experiencias de bastantes personas cercanas a mí, que tras entregarse por completo a su empresa han tenido que aprender a gestionar el éxito y el fracaso derivado de su trabajo y sus decisiones. A este respecto, y a quien sirva, esto es lo que puedo decir sobre el emprendimiento.

Emprende con RecursosDada la gran influencia que ejerce la dimensión personal en cada uno de nosotros como individuos, estoy convencido de que el emprendimiento es algo más que un simple trabajo o una opción profesional. Es una condición humana que con el tiempo se acaba por descubrir que resulta casi fundamental para alcanzar la autorrealización y el éxito individual. Por ello, es independiente de nuestra profesión y la podemos aplicar a cualquier puesto que ocupemos dentro de una organización. Vale la pena recordar que está en nuestras manos no dejarla languidecer, y que en una empresa la pasividad no es una alternativa.

Desarrollar un carácter emprendedor conlleva una inversión intensiva de trabajo en uno mismo para hacerse fuerte a las adversidades, perseverar cuando sea necesario, mantener una predisposición al esfuerzo y a la formación continua, tener fe, tomar la iniciativa, saber escuchar, reconocer los errores y hallar aprendizaje donde muchos sólo ven la ausencia de éxito. Sin embargo, es verdad que todo esto sólo tendrá sentido si te gusta lo que haces.

Y precisamente, para los que aún estamos en la búsqueda de aquello que nos gusta y queremos tomar las riendas de nuestro futuro profesional, debemos saber que no basta sólo con desarrollar todo lo que se ha citado hasta el momento. Si alguien quiere crear y dirigir una empresa de verdad, generadora de riqueza y oportunidades auténticas que no se reduzcan sólo a ensoñaciones perezosas, tiene que tener presente que el hecho de ser emprendedor debe ser entendido como una fase de transición por la que todos los que tenemos estas aspiraciones debemos circular, con el fin último de superar la metamorfosis y convertirnos en EMPRESARIOS (una especie en vía de extinción).

Para ello es imprescindible añadir algunos elementos más a la ecuación:

Ambición: para aspirar a metas cada vez más altas y no convertirse en “uno más”, para saber que el trabajo de mañana debe estar mejor que el de hoy.

Continuidad: para lograr que los procesos de negocio y estándares de calidad se cumplan siempre.

Flexibilidad: para ser lo que el mercado busca y poder así recortar distancia con las empresas más grandes.

Inteligencia Social: para saber relacionarse con clientes, empleados, proveedores, socios y competidores, y conseguir extraer de cada uno de ellos lo mejor y más conveniente para nuestra empresa en cada momento.

Emprende con Recursos Navegar con la luzCreo firmemente que comprometerse con honestidad a liderar el desarrollo de un proyecto, un producto o, incluso, una idea, supone una forma noble y sacrificada de servicio a una causa mayor que uno mismo. Una causa que, a medida que satisface los deseos y necesidades propios, nos brinda la oportunidad de proyectar nuestros valores y nuestra inteligencia en algo que puede aportar valor y cambiar (aunque sea un poco) la vida de muchas personas.

Dicho todo esto, para acabar simplemente diré que al igual que muchos de los que estamos en este camino, por ahora, no sé con certeza cuándo me convertiré en la persona y en el profesional que deseo ser. A veces parece algo lejano. Pero hay una frase que quizá conozcáis y que me ayuda a ser consciente de que cada acción que hago y haré, conduce a algo y que algún día, con la perspectiva suficiente, todo cobrará sentido.

Os dejo con ella y nos vemos en la meta!!

 “No intentes construir el muro. No te prepares para construir el muro. No puedes empezar por ahí: Tú sólo debes concentrarte en poner un ladrillo perfectamente alineado al anterior, hazlo todos los días, y pronto tendrás un muro”. Will Smith

David Guerrero

Si quieres hablar con el autor puedes seguirle en su perfil de Twitter @GuerreroD10

Deja un comentario